AGUAS OSCURAS (Darl Waters, 2019) es una película que merece la pena ver.

Protagonizada por Mark Ruffalo, Tim Robbins y Anne Hathaway.

Basada en hecho reales, recientes, muy graves y que afecta a nuestro día a día y a nuestra calidad de vida.

El mayor estudio epidemiológico de la historia.

La realidad detrás de algunas sartenes que creímos que eran la panacea porque no se pagaban los alimentos, pero escondían un material tóxico, fuera de la regulación y ocultado y vertido impunemente a la naturaleza y nuestros cuerpos -aún sabiendo de su peligrosidad- por su fabricante DuPont.

Un análisis detallado del PFOA, C8 o ácido perfluorooctanoico,

He escrito un artículo en la web de la revista Cuerpomente: LEER ARTÍCULO SOBRE “AGUAS OSCURAS”

Si quieres profundizar sobre materiales de cocina, te dejo 2 artículos: materiales sanos y 8 tipos de sartenes.

Y a continuación, adjunto transcripción literal de varios extractos de la película en la que el abogado protagonista, Robert Billot, explica la historia y el escándalo sanitario, medioambiental y legislativo del PFOA.

Transcripción de algunos pasajes de AGUAS OSCURAS

Nos están envenenando. Dupont nos está envenenando sabiendo que lo hace.

Hay una sustancia química sintética que inventaron durante el proyecto Manhattan. Repelía los elementos, especialmente el agua, así que lo usaron para fabricar el primer impermeabilizante para tanques. Era indestructible y algunas empresas pensaron ¿por qué solo para la guerra? ¿por qué no metemos el producto en las casas de la gente? Dupont era una de esas empresas.

Total, que cogieron la sustancia PFOA y la rebautizaron como C8. Luego fabricaron su propio revestimiento impenetrable, pero no para tanques sino para sartenes. Lo llamaron Teflón. Un símbolo brillante del ingenio americano fabricado aquí mismo, en EEUU, en Parkersburg, Virginia Occidental, pero ya desde el principio hubo problemas.

Los trabajadores que fabricaron el teflón empezaron a tener nauseas, fiebre… y como DuPont quería saber por qué metieron Teflón a unos cigarrillos y les dijeron a unos trabajadores “eh, fumaros estos”. Los trabajadores obedecieron. Casi todos acabaron hospitalizados.

Eso fue en 1962, un año después de aparecer el Teflón y DuPont ya lo sabía.

El polvo lo expulsaban por las chimeneas y lo liberaban al aire. Los residuos los vertían en el río Ohio o los metían en bidones que tiraban a la bahía. Pero entonces los bidones empezaron a salir a la superficie por lo que DuPont empezó a cavar zanjas en terreno de la planta y donde cavaban tiraban miles de toneladas de lodo y polvo tóxico de C8. Uno de los hombres a los que contrataron para cavar las zanjas era el hermano de Wilbur Tennant, Jim. Pero ellos no eran los únicos que iban borrando huellas.

3M que utilizó esta sustancia las probó con monos. La mayoría de los monos murieron. No era que DuPont no lo supiese porque ellos hacían pruebas con ratas. Descubrieron que los órganos se les hinchaban. Las ratas desarrollaron cánceres. Hicieron pruebas con ratas preñadas que dieron a luz crías con los ojos deformados, así que retiraron a todas las mujeres jóvenes de las fábricas de Teflón sin darles explicaciones.

Sue Bailley se dedicaba a fregar unas cubas de acero enormes donde tenían en C8 líquido. Estaba embarazada. Su hijo nació con una fosa nasal y un ojo deformados. ¿Recuerdas que DuPont había visto esas mismas deformidades en las ratas?
Total, que Sue acude a DuPont y dice “por qué me retiraron de la fábrica? ¿Mi bebé está así por el C8? “Noooo” le responden y todos los registros de su etapa en Dupont desaparecen. Y al año siguiente vuelven a poner a todas las mujeres en las fábricas de teflón sin dar una explicación.

En DuPont lo sabían todo.

Sabían que el C8 que se pasaron décadas expulsando al aire libre y metiendo bajo tierra provocaba cáncer. Sabían que sus propios trabajadores estaban enfermando de cánceres. Sabían que los consumidores también estaban expuestos y no solo por el teflón. Por pinturas, por tejidos, por impermeables, botas… Y hasta hoy.

Os habéis pasado 40 años sabiendo que el C8 era veneno. Sabíais que la sartén antiadherente era una bomba de relojería y sabíais muy bien porqué. Porque el C8 se queda en nuestro interior para siempre. Nuestros cuerpos son incapaces de eliminarlo.

Y aunque los sabíais todo no hicisteis nada porque hacer algo y cito textualmente “supondría poner en riesgo a largo plazo la viabilidad de este segmento del mercado”. Fin de la cita. Ganabais demasiado dinero. 1.000 millones de dólares al año solo en beneficios del Teflón.

Por eso echasteis más millones de kilos de C8 al aire y al agua. Tanto que hasta se veía la espuma que provocaba. El C8 era omnipresente. No os quedaba nada más por contaminar. Y entonces acudieron a Jim. Sabían que estaba enfermo y que necesitaba el dinero y ellos necesitaban sus tierras. Y cuando se hicieron con ellas desenterraron todo el C8 de tosas las fosas de Wahington Words. Había más de 6.000 toneladas de C8 en lodo tóxico y lo volvieron a verter sin más. Esta vez justo ahí, al lado del arroyo de tu casa. Eso es lo que han estado bebiendo tus vacas.

(…)

Palabras del Comité Científico 7 años después:

Nos dieron una cantidad de datos sin precedentes. El estudio epidemiológico más grande de toda la historia. Es irrefutable. Hemos relacionado la exposición continuada al C8 con 6 categorías de enfermedades graves
• Cáncer de riñón
• Cáncer testicular
• Enfermedad de tiroides
• Preeclampsia
• Colesterol elevado
• Colitis ulcerosa
3.535 demandantes ya sufren estas enfermedades. Muchos más acabarán por desarrollarlas. Gracias a usted a todos ellos se les hará un seguimiento y los que se pongan enfermos podrán pedir una compensación. Ha hecho usted algo muy bueno Sr. Bilott. Algo muy bueno
(…)
DuPont no quiere cumplir el acuerdo, rechazan el comité científico y van a llevar cada demanda a los tribunales para que se rindan los enfermos.

Quieren demostrar al mundo que no sirve de nada pelear.

El sistema está amañado, no nos protege, ni las empresas, ni los científicos, nosotros nos tenemos que proteger.
(…)
En el primero de los juicios Robert Bilott logro 1,6 millones de dólares de compensación. En el segundo 5,6 millones y en el tercero 12, 5 millones.

DuPont acabó llegando a un acuerdo por los 3.535 casos pagando 670,7 millones de dólares.

¿Qué sartenes puedo usar?

Aquellas certificadas libres de PFOA, sin metales pesados ni nanotecnología.

Pueden ser de titanio, cristal, acero, cerámica, hierro o teflón sin PFOA. Cada una tienes pros y contras y distintas gamas de calidad.

Si quieres profundizar sobre materiales de cocina, te dejo 2 artículos: materiales sanos y 8 tipos de sartenes.

En El Club HOGAR CONSCIENTE tenemos varias conferencias donde tratamos este tema muy en profundidad: materiales de cocina, sartenes, métodos de cocción y tóxicos