cocinar es revolucionario

Dice un proverbio chino que “antes de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa”. La traducción podría ser que nuestras decisiones y acciones tienen más influencia global de lo que pensamos. Es sobradamente conocido y analizado el papel del consumo consciente, pero lo es mucho menos el poder de lo que ocurre entre fogones.


Michael Pollan, autor estadounidense y azote de las corporaciones alimentarias, afirma que en pleno siglo XXI cocinar es revolucionario. Sí, preparar comida en casa con materias primas frescas se considera un acto político y un ejercicio de libertad e independencia contra la industria y el modelo socioeconómico que nos empujan a que consumamos a todas horas, desde tele a comida envasada, y que nos restan fuerzas para que no podamos realizar actividades de autosuficiencia y reflexión. La cocina es ambas. El famoso cocinero inglés Jamie Oliver comparte esta misma filosofía en su proyecto “Food Revolution”.

Si pudiesen ver nuestras bisabuelas que, un siglo después, sus pucheros a fuego lento con alimentos de verdad, de temporada y ecológicos (era lo estándar en esa época) se iba a considerar antisistema y subversivo del statu quo, se echarían unas buenas risas.

Y no se trata de culpabilizarnos cuando pidamos “cualquier cosa” para cenar o tiremos de croquetas congeladas, sino de saber que nuestras cocinas esconden salud, bienestar y activismo. De hecho, ancestralmente representaban el lugar alquímico del hogar por excelencia.

Cocinar no es una pérdida de tiempo ni un ejemplo de sumisión por ser un hecho privado no remunerado, ni una actividad monótona y exenta de creatividad. Cuidarnos a nosotros y a nuestros seres queridos y preparar nuestra comida es nutrición, autogestión de la salud y también algo empoderante y liberador. Y como dice Michael Pollan, toda una muestra de amor.

“Preparar un plato para alguien no solo es revolucionario, sino también una muestra de amor de lo más gratificante para el que la practica. Cocinar nos da la oportunidad, muy rara en el mundo moderno, de trabajar directamente en nuestro favor, y a favor de la gente a la que damos de comer. ¿Hay alguna práctica menos egoísta, un trabajo menos alienante, un tiempo menos desaprovechado que preparar algo delicioso y nutritivo para la gente a la que quieres?“
Michael Pollan

Dicho esto, ¿qué vas a comer esta semana?…

Saber más

5 pasos para organizar tu menú semanal en poco tiempo