mermeladas caseras sin azúcar

Existen distintas formas de aprovechar la fruta de temporada como la deshidratación, el alcohol o las conservas. Las mermeladas clásicas con azúcar son sencillas de hacer porque el azúcar sirve de conservante, aporta mucho dulzor y engorda la textura, pero cuando queremos reducir o eliminar completamente ese azúcar surgen dudas y dificultades.


Con años de experiencia preparando conservas dulces en casa, y un taller online al respecto, te explico varios trucos para disfrutar de estas conservas dulces con 100% de fruta natural y más saludables.

7 pasos para elaborar mermeladas caseras sin azúcar

1. ¿Quién es quién en el mundo de las mermeladas?

Mermelada, confitura, almíbar, compota, dulce de fruta, jalea y chutney son productos distintos y se diferencian en la cantidad de azúcar que contienen, la elaboración y los ingredientes. Lo hemos explicado en este artículo.

2. La materia prima es lo más importante

Lo más importante en la mermelada es la fruta. Cuanto más madura mejor porque estará más dulce -y así usaremos menos endulzante- y más blanda -y se cocinará antes-.

3. No todos los endulzantes naturales funcionan igual

Tipos de endulzantes para mermeladas caseras

El tipo de endulzante elegido, o su ausencia, y la cantidad del mismo cambia la forma de preparar mermeladas. La forma tradicional emplea azúcar blanca, al menos la ½ del peso de la fruta. Nosotros empleamos otros endulzantes naturales y menos cantidad, de 10 al 30% del peso total de la fruta. Xilitol, azúcar de coco, azúcar de caña o panela, agave o melazas de cereales, fruta seca o estevia difieren en color, sabor, precio, textura y propiedades nutricionales. Hay que tenerlo en cuenta para elegir uno u otro.

Lo más similar a lo clásico en la elaboración son los endulzantes en polvo/granulados como xilitol y azúcar de caña o coco. Hay que tener cuidado con estos últimos para que no oscurezcan la mermelada ni caramelicen al final. La estevia tiende a amargar.

NOTA: la chía no está en esa foto como endulzante, sino para espesar mermeladas crudas

4. ¿Para qué se usa el limón?

Muchas mermeladas contienen limón. Sin ser imprescindible, es adecuado usarlo porque el limón facilita la conservación, compensa la falta de acidez de algunas frutas, ayuda a liberar la pectina de la fruta y mantiene mejor el color original.

5. La textura ideal

La textura ideal varía según los gustos personales. Hay mermeladas más líquidas y otras más compactas o gelatinosas. Depende del tipo de fruta, de la cantidad de líquido, del agar-agar/espesante que usemos y de si añadimos otros ingredientes como frutos secos o semillas.

Las mermeladas clásicas usan mucha cantidad de azúcar y no necesitan ningún tipo de espesante. Cuando se reduce mucho ese azúcar o se usan endulzantes naturales en poca cantidad necesitaremos espesantes como pectina (natural de las frutas, casera o comprada) o agar-agar que proviene de las algas, es insaboro y da muy buen resultado en las mermeladas. Si usamos poco agar-agar, la mermelada quedará más líquida/menos densa y si nos pasamos quedará demasiado firme, tipo gelatina.

La textura también depende de la cantidad de pectina que contienen las frutas porque esta sustancia al calentarse es la responsable de espesar las conservas. Las manzanas, arándanos o membrillo tienen mucha pectina y los melocotones, higos o piña poca.

6. Embotando con higiene

Si hacemos poca mermelada, cualquier recipiente nos sirve, pero para mucha cantidad los botes de cristal de tamaño pequeño o medio son ideales por su medida y conservación.

Extremamos la higiene en los botes y sus tapas. Hay quien los lava en la fregadera, quien usa el lavavajillas o el horno y quien los hierve 20 minutos en una cazuela con agua hirviendo.

Esterilizar mermeladas caseras

7. Baño María para una larga conservación

Podemos consumir nuestras mermeladas caseras durante varios días o semanas (depende de la cantidad de azúcar) mnateniéndolas en la nevera, pero si queremos una larga conservación nada mejor que la técnica del baño María cociendo los botes de mermelada bien cerrados en agua hirviendo más de 20 minutos.

Ya solo nos queda etiquetar, decorar si queremos, guardar en la despensa y disfrutar de nuestras ricas mermeladas en los desayunos o cualquier momento dulce.

mermeladas sin azúcar

Y si quieres profundizar en este tema y aprender de mi mano a preparar tus propias mermeladas caseras 100% fruta y con endulzantes saludables (o sin ellos), y disfrutar de estas conservas dulces sin remordimientos, no te pierdas nuestro Taller online MERMELADAS CASERAS Y SALUDABLES. Lo puedes ver desde cualquier lugar del mundo, cuando quieras y para siempre.