crema romanesco

Bonito, fractal, anticancerígeno y sobre todo versátil y rico. Podemos disfrutar del romanesco en recetas de pasta, sencillamente al vapor, en guisos o en sopas como esta crema de romanesco, avena y cebolla roja.

La avena es un cereal muy completo que nos aportará suavidad de sabor y textura a la crema, sin necesidad de quesitos ni nata ni ná, y la cebolla roja combina muy bien con el sabor de esta col tan especial.

Esta es la receta:


Ingredientes

  • 600 gr de romanesco quitando los rabitos (son 2 romanescos medianos)
  • 100 gr de copos de avena
  • 2 cebollas rojas
  • sal, pimienta y nuez moscada
  • agua o caldo

Elaboración

crema romanesco avena

1. Como siempre, troceamos la cebolla y la pochamos con sal en una cazuela con el fondo cubierto de aceite de oliva largo tiempo, más de 15′, para que exude y suelte todo su dulzor natural que equilibrará muy bien el ligero amargor del romanesco.

2. Añadimos las ramitas del romanesco lavado y una vez retirados los troncos. Removemos varios minutos.

3. Lavamos los copos de avena en un colador bajo el agua y lo incorporamos a la receta.

4. Cubirmos con agua y cocemos unos 30′ pero removiendo con frecuencia porque la avena tiende a pegarse al fondo.

5. Batimos con la batidora pero si notamos que parte de la avena se ha pegado, lo hacemos en otra cazuela.

6. Salpimentanos al gusto y especiamos con nuez moscada

7. Decoramos con unas semillas de sésamo y unas ramitas al vapor de romanesco.

OPCIONES:

  • Con calabacin y avena estupendo
  • y con un toque agridulce gana mucho, como estas berenjenas confitadas o zanahoria rallada con mango aliñados con canela y azúcar de caña