molino cereales -komo-pq

Para muchos, entre los que me encontraba yo misma hasta hace poco, moler cereales se asocia con imágenes prehistóricas en las que se muele trigo o maíz en unos rudimentarios molinos de piedra y con bastante esfuerzo. Aún se sigue utilizando esa técnica en distintas culturas, pero la modernidad también ha llegado a los molinos de cereales y hoy en día existen alternativas cómodas y muy funcionales para aquellas personas o panaderos que quieren obtener su propia harina en casa y consumirla recién molida con todas sus propiedades.

¿Por qué moler en casa?


Aunque los granos de cereales se pueden conservar durante miles de años (en buenas condiciones de humedad y temperatura) como lo demuestran los granos encontrados en algunas pirámides egipcias, el valor nutritivo de las harinas es mucho menor debido a la oxidación que comienza al contacto del germen del grano con el aire y el calor de la molienda. Y a más tiempo pasa desde que se muele, menos fresca y rica es la harina.

Por esa mayor calidad nutricional, por ser más natural, por salud como los celiacos o por autosuficiencia, cada vez más consumidores o artesanos optan por usar molinos caseros para elaborar pan, masas, crepes, pasteles, bizcochos, etc.

Tipos de molinos

Para moler cereales y legumbres en casa, primero hay que mirar potencia, lo cual hace que sean más o menos rápidos.  Si vamos a moler pequeñas cantidades de harina es suficiente con un molino pequeño, pero si queremos hacer varios kilos de harina se recomiendan molinos mayores para evitar calentamientos.

Otros criterios a valorar son: manuales, eléctricos o mixtos; molinos de harina, copos o mixtos, con adaptadores para celíacos, …

molinos cereales

Además, según los expertos, el tipo de materiales del molino es uno de los elementos principales a tener en cuenta. Hasta los años 80 existían muy pocas alternativas al granito o al metal y ambos presentan desventajas:

El metal nunca ha sido una buena opción debido al calor que desprende durante la molienda por el rozamiento de los rodillos . Además de los residuos metálicos que pasan a las harinas.

El granito presenta otros inconvenientes como poca durabilidad, poca dureza de la piedra, elevado consumo energético y residuos de la propia piedra en la harina

Pero la empresa alemana Komo, fundada en los años 70 por Peter Koild y Wolfgang Mock, investigó y encontraron mejores materiales que subsanasen esas deficiencias para que el cereal o legumbre se muela lo más rápidamente posible y la molienda se realice cuidadosa y finamente. Su contribución fue la incorporación del corindón a las muelas de los molinos, para sustituir al granito, y la creación de cámaras especiales de molienda para engarzar las piedras y no atornillarlas a la madera.

Su último invento es una cámara opcional y removible de silicona que aisla todo el interior del molino y permite utilizarlo para moler harina sin gluten o con gluten, sin contaminación.

Otras características de estos molinos son:

  • La madera es de haya de cultivos sostenibles
  • El sistema de ajuste de las muelas es de una gran precisión, permitiendo la molienda tan fina o gruesa como se desee
  • Todos los molinos pueden moler de forma continuada entre 30 minutos a 45 minutos, según la potencia del motor
  • Sistema de seguridad: todos los molinos tienen una protección para evitar el sobrecalentamiento. En caso de sobrecalentamiento se paran automáticamente y no permiten que se pongan en funcionamiento hasta transcurrido el tiempo necesario de seguridad
  • Garantía: la garantía de los molinos Komo es de 6 años para uso casero y de 2 años en uso comercial.

Estos molinos se venden en la tienda online de alimentación natural Conasi y su precio varía de 135 euros a más de 1.000 según el modelo y si es para uso casero o profesional.

Más info: